viernes, 25 de mayo de 2018

Reglas Vikingas: 5 Cultivar nuestra carrera profesional

Una carrera profesional conlleva mucho esfuerzo y exige constancia. No se trata de un esprint, sino más bien de una maratón, o mejor dicho de ir trabajando en nuestra carrera todos los días como el que cultiva diariamente un jardín. 

Como resumen de las reglas vikingas, se podría decir que "Conocer tus preferencias" (regla 1) es saber qué árboles quieres sembrar, y "Tener un buen mapa del mundo laboral" (regla 2), es conocer el entorno de clima y tierra en el que vas a sembrar, ya que los árboles crecerán más si las condiciones son las adecuadas. Si tu plan no es realista, empezarás a sentir estrés y frustración, que son síntomas que te deben hacer revisar tus objetivos o el mapa del mundo laboral que tienes en la cabeza. Nuestra actitud tiene que ser armónica o estar en sincronía con nuestro entorno para que nuestra carrera fluya adecuadamente.

Para orientarse correctamente en los inicios de la carrera y poder trazar un buen plan, es importante buscar consejo. En nuestra vida nos encontramos con personas con mayor experiencia o conocimiento que nos ayudan. Es normal tener un mentor natural, frecuentemente una persona cercana que haya sido inspiración para elegir tu carrera profesional; puede ser un familiar o amigo cercano. Si no tienes un mentor natural, trata de buscar personas de confianza con experiencia que te puedan aconsejar y te ayuden a entender el mapa laboral al que te enfrentas. Nunca aceptes un argumento de autoridad ("Magister dixit"), pero escucha con atención y reflexiona para posteriormente sacar tus propias conclusiones.

Continuando con nuestro resumen, cada siembra debe acompañarse de cuidados diarios para que crezca, y en nuestro caso de "Formación continua" (regla 3). Refuerza constantemente tus competencias de colaboración en equipo para mantener una actitud colaborativa, positiva y buscar soluciones ganadores para todos en la medida de lo posible  (“soluciones win-win”). El trabajo en equipo es clave en el mundo laboral actual.

Además, recuerda que el crecimiento lleva tiempo, y por eso tendremos que ser pacientes y cumplir cada uno de los "Ciclos profesionales" (regla 4) que nos marquemos para ir creciendo con bases sólidas. Nuestro perfil profesional se forja con las decisiones que tomamos.

Cada jardín es único y depende del trabajo de cada uno, así como de otras circunstancias que no están bajo nuestro control. Debemos dirigir nuestra atención hacia las cosas que podemos controlar. Como escribía Voltaire al final de su famoso libro Cándido: lo mejor que podemos hacer es  "cultivar nuestro jardín" ("Il faut cultiver notre jardin").

  
Desde aquí te deseo toda la suerte del mundo, y espero que disfrutes del viaje.

viernes, 11 de mayo de 2018

Reglas Vikingas: 4 Los ciclos profesionales

La carrera profesional está llena de decisiones en las que es hay que diferenciar entre la etapa de reflexión, previa a la toma de decisiones, y la etapa de acción, en la que posteriormente se ejecuta sin mirar atrás.

7. Los ciclos profesionales


En el desarrollo de nuestra carrera profesional no somos capaces de hacer dos cosas a la vez: pensamos o actuamos. Esta dicotomía exige que la carrera se organice en base a lo que llamamos "ciclos profesionales", en los que primero pensamos lo que queremos hacer, luego trabajamos en la oportunidad escogida y posteriormente volvemos a reflexionar sobre nuestra situación e inquietudes al finalizar el ciclo planteado.


Esto no significa que no podamos simultanear los estudios con una beca o un trabajo con el estudio. Me refiero a que cuando empiezas un proyecto profesional no es conveniente abandonarlo o buscar un cambio al primer contratiempo. Se aprende mucho de las situaciones difíciles y conviene mantener el rumbo un periodo razonable de tiempo, salvo que surja alguna circunstancia excepcional que aconseje lo contrario.

La decision sobre tu primer trabajo será buena dependiendo de cómo hayas llegado a ella. Debemos tomar la decisión convencidos, basándonos en una argumentación sólida construida con razones en positivo, mirando al futuro y fruto de información contrastada.

Una vez cumplido el ciclo descubriremos a posteriori si la decisión ha cumplido las expectativas, y en consecuencia, si profundizamos en el camino que hemos empezado o cambiamos de rumbo. Será el momento de tomar una nueva decisión e iniciar un nuevo ciclo. Es normal que nuestras preferencias evolucionen a medida que cambian nuestras circunstancia y conocemos mejor la realidad del mercado.

Los ciclos tienen duraciones muy variables pero normalmente la duración se puede estimar entre 2 y 4 años, aunque hay circunstancias en las que pueden tener una duración diferente. 

En las entrevistas de trabajo nos preguntarán por la trayectoria profesional y las motivaciones que nos guiaron en cada etapa profesional. Nuestras decisiones forjan nuestro perfil profesional, así que será importante explicar nuestras elecciones profesionales con honestidad.

8. La marca personal

La marca personal  es un concepto complementario al tradicional Curriculum Vitae (CV) que cada vez tiene más importancia para tener acceso a las entrevistas. Este concepto cambia la perspectiva de nuestra imagen, y nos posiciona como una marca. Por tanto, nuestra marca, al igual que en el entorno comercial, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones profesionales.

La marca ha experimentado un gran auge con Internet. Hace años, la única información que tenía un entrevistador antes de conocer a un candidato era su CV. Sin embargo, actualmente las empresas pueden “googlear” tu nombre y encontrar fácilmente toda la información disponible en la web.

Por este motivo, es importante cuidar tu presencia en las redes sociales. Si quieres participar en Internet en temas que puedan ser potencialmente malinterpretados, siempre puedes usar un seudónimo.

Internet es una oportunidad para todos los candidatos de darse a conocer de mil y una formas. Es conveniente que la información que aparezca en Internet sea coherente con tu CV y refuerce los mensajes que quieres transmitir. Muchas personas tienen buena parte de su CV disponible a través de las redes sociales. Por ejemplo, en Linkedin, Facebook, Pinterest, Instagram o Twitter puedes obtener mucha información sobre la trayectorias e intereses. Estas redes sociales te permiten presentar tus trabajos fin de carrera de una manera amena o tus actividades extracurriculares o cualquier premio o reconocimiento que hayas obtenido y que esté en línea con tus aspiraciones profesionales. En España, actualmente, la red social más frecuentada por las empresas de selección es Linkedin.

viernes, 4 de mayo de 2018

Reglas Vikingas: 3 Formación continua

El mercado laboral es muy dinámico y resulta fundamental invertir en formación de una manera continua para mantenerse actualizado, tanto desde el punto de vista del conocimiento técnico como en tus habilidades y competencias personales.

5. Conocimiento técnico y cursos "online"

El proceso de digitalización de la economía está acelerando los cambios de forma exponencial y en todos los ámbitos se está produciendo innovación y cambios en la forma de trabajar. Afortunadamente, estos cambios vienen acompañados por una autentica revolución en el mundo de la formación que nos facilita el acceso a cursos de todo tipo de forma flexible gracias a las nuevas metodologías online.

Internet ofrece muchas posibilidades de formarse de forma gratuita y con ritmos de aprendizaje flexible. Un ejemplo es la plataforma Coursera, pero cada vez son más las universidades y escuelas de negocio que están invirtiendo en sus plataformas educativas para lograr llegar a un público más amplio y a un precio asequible. Hay que aprovechar  las numerosas oportunidades de formación que ofrece el mercado.


En su discurso en la Universidad de Stanford, Steve Jobs habla de un concepto poderoso “conectar los puntos”: “No puedes conectar los puntos mirando hacia delante, sólo puedes conectarlos cuando miras hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán en el futuro”. Como ejemplo describe cómo asistió a clases de caligrafía durante su etapa en la Universidad, y luego entendió como le influyó para incluir los tipos de letra en los procesadores de texto en su primer Macintosh.

La idea más poderosa de esta reflexión es que la formación es la principal palanca que tenemos para impulsar y orientar nuestra carrera: invierte en formación en las áreas que te gustan, te ayudará a destacar y por tanto a ser atractivo en un futuro para las empresas que buscan ese conocimiento.


6. Competencias para el nuevo entorno de trabajo


La revolución digital que vivimos actualmente nos exige entender y aplicar las herramientas informáticas, pero va mucho más allá. Es un proceso imparable hacia un nuevo entorno de trabajo que exige nuevas habilidades y competencias. Las competencias son "comportamientos observables" que combinan conocimientos, habilidades, actitudes y valores.

Estamos viendo como las organizaciones se vuelven más colaborativas, y menos jerárquicas. Los equipos de trabajo gestionan mucha más información, y son críticas las habilidades de análisis y tratamiento de datos. Las capacidades de comunicación, coordinación y la flexibilidad para trabajar en entornos cada vez más diversos son características cada vez más demandadas en el mundo actual.

Si tuviésemos que dar prioridad a alguna competencia, desde mi punto de vista, la más importante es saber trabajar en equipo, y es que actualmente todo se consigue a través de la colaboración con otras personas.

La formación es importante en cualquier etapa de la vida profesional. Puede ser un curso para profundizar en nuestro conocimiento en alguna materia o un MBA orientado a hacer un cambio de rumbo profesional. En etapas posteriores de tu carrera podrás cursar un PDD, PDG u otros programas para niveles gerenciales y directivos.

En resumen, traza tu plan de formación personal adaptado a tus objetivos a largo plazo, busca experiencias que te permitan adquirir competencias e invierte en formación en cada etapa de tu vida profesional.

viernes, 20 de abril de 2018

Reglas Vikingas: 2 Entender las necesidades del mercado

En la primera regla Vikinga destacábamos la necesidad de conocerse a uno mismo. La segunda regla es la otra cara de la moneda; conocer las necesidades del mercado. El encaje entre estas dos facetas será clave para diseñar una carrera profesional de una manera realista.


3. Entender el mercado

La búsqueda de trabajo nos exige preguntarnos lo que el mercado necesita y en qué puedes contribuir con una visión de largo plazo.

En su famoso discurso presidencial, John F. Kennedy dijo: “No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta lo que tú puedes hacer por tu país“. (Video del discurso). De igual forma, a la hora de buscar trabajo es importante plantearte qué puedes hacer por la sociedad teniendo en cuenta tus preferencias y habilidades.

Cuando estés en un proceso de selección, piensa qué puedes hacer para contribuir en la empresa y úsalo para articular  tu discurso. ¿En qué puedes aportar con tu perfil y experiencia en las actuales circunstancias de negocio? Una adecuada actitud nos permitirá descubrir, con un poco de imaginación y creatividad, en qué actividades podríamos ser más útiles. Nuestra aportación no tiene por qué restringirse a nuestras áreas de estudio o especialización.


Mi experiencia me dice que cuando empiezas tu andadura profesional no tienes un buen mapa del mundo profesional, es decir, no conoces bien el mercado y no sabes hasta qué punto se pueden conciliar tus motivaciones con la realidad. El resultado es muchas veces una planificación de la carrera que choca con la realidad.

Por ejemplo, muchos apreciados compañeros me han reconocido que les hubiese encantado aprender inglés cuando eran jóvenes y tuvieron la oportunidad. La vida profesional les ha llevado a una carrera internacional y resulta que no dominan el inglés. La vida profesional actual se desarrolla en un mapa muy globalizado.


4. Integrar la vida profesional y personal

Aunque ya hemos hablado de las preferencias de "estilo de vida" de cada uno, merece la pena destacar de nuevo la necesidad de integrar nuestra vida personal en las decisiones laborales. La carrera profesional y la vida personal no son silos independientes, sino que están muy conectados.

¿Qué estilo de vida te gusta llevar? Sea cual sea la respuesta, te ayudará tener en cuenta tus preferencias personales a la hora de planificar tu rumbo profesional. Si tienes pareja, es importante hablar sobre este tema y encontrar una visión común. En cada organización encontrarás una cultura y estilo de trabajo diferentes. La clave es integrar la vertiente profesional y personal, y encontrar un lugar en el que encaje todo.

Recuerda, cuando estés valorando los sectores y compañías en las que trabajar, infórmate de cuáles son sus valores, políticas y ambiente de trabajo. Si estás pensando en montar tu propio negocio, habla con personas que sean emprendedoras para que te cuenten su experiencia. Te ayudará mucho entender la realidad del mercado laboral.

domingo, 15 de abril de 2018

Reglas Vikingas: 1 Conócete a ti mismo

La primera regla vikinga para construir tu carrera profesional no es nueva, se trata de la necesidad de "conocerse a uno mismo", concepto del que se hablaba en la Grecia Antigua (se dice que  estaba presente en el Templo de Apolo en Delfos).  Aplicado al mundo laboral, conocerse a uno mismo tiene dos vertientes: saber lo que te gusta y cuales son tus fortalezas. En los últimos años, una de las aproximaciones a este concepto es la de Ikigai que popularizó el World Economic Forum. 

1. Conoce lo que te gusta


La mayoría de los orientadores laborales destacan la importancia de trabajar en algo que te guste. La verdad es que es difícil no estar de acuerdo con esta afirmación, pero… ¿Qué significa trabajar en algo que te gusta? ¿Te tiene que gustar el contenido del trabajo? ¿Se refiere a la forma de vida que te permite llevar? ¿Quizás a ambas cosas a la vez?

El trabajo es una parte muy importante de nuestras vidas pero las motivaciones que hacen un trabajo atractivo son muy distintas para cada persona. Hay diversas teorías al respecto:  la clásica pirámide de Maslow, las motivaciones higiénicas y motivacionales de Herzberg, las necesidades de McClelland, etcétera. Para no complicar el tema, me apoyaré en una clasificación expuesta por Fishman en su artículo The war for Talent sobre las distintas motivaciones de las personas para trabajar que se pueden resumir en cuatro:

  1. Motivación por desarrollarse y buscar empresas en las que puedas aprender, tener un trabajo interesante y oportunidades de desarrollo.
  2. Motivación por ser retados, sintiéndose atraídos por el riesgo y por la retribución e influencia asociados al puesto que ocupan. 
  3. Motivación por mejorar el mundo y trabajar en empresas con misiones inspiracionales.
  4. Motivación por preservar el estilo de vida, atraídos por la flexibilidad, una apropiada ubicación o la posibilidad de conciliar su vida personal.
Esta distinción no hace más que poner de manifiesto la variedad de motivaciones que existen para las personas que integran el mercado laboral. Cada uno de nosotros damos una importancia diferente a cada factor. En general, es difícil encontrar un trabajo que cumpla con todas las motivaciones en su grado máximo a la vez. 

Cada uno de nosotros debemos conocer cuales de nuestras motivaciones nos satisfacen más y si es realista que podamos cumplir todas a la vez. Desgraciadamente, hay varios de los elementos mencionados que tienen en circunstancias normales una correlación inversa, de forma que es inevitable tener que elegir. El objetivo es conocer nuestras motivaciones y ordenarlas para poder orientar nuestra profesión en función de nuestras preferencias en la medida de lo posible.

2. Descubre lo que se te da bien

Hablando de nuestro perfil profesional, cada uno tenemos puntos fuertes y débiles. La competitividad del mercado laboral actual nos exige aprovechar nuestras virtudes. Por ejemplo, muchos niños sueñan con ser  jugadores profesionales de fútbol, baloncesto, tenis o cualquier otro deporte. Sin embargo, sólo unos pocos pueden alcanzar un nivel de competitividad que les permite ganarse la vida como deportistas profesionales. 

Saber cuales son nuestras fortalezas y debilidades es fundamental para elegir bien nuestra profesión. Se dice que nuestra vocación es el lugar dónde se juntan nuestro talento y lo que el mundo necesita (no he logrado encontrar la cita exacta aunque en este enlace encontráis una discusión sobre este tema).

En resumen, se trata de entender hasta qué punto podemos conciliar lo que nos gusta y hacemos bien, con lo que podemos aportar o lo que el mercado laboral demanda. En la próxima entrada terminaré de comentar este tema, poniendo énfasis en las necesidades del mercado.

domingo, 11 de febrero de 2018

Reglas Vikingas para construir tu carrera profesional

Todos tenemos un lugar en el mercado laboral, pero a veces sentimos que no terminamos de encontrarlo. Escribo estos consejos dirigidos a jóvenes que empiezan su carrera profesional y que he llamado “Reglas Vikingas” porque me recuerdan a la manera de actuar de estos intrépidos pueblos escandinavos.

La búsqueda de tu vocación tiene una vertiente tanto personal como profesional, y abarcan acciones a corto plazo largo plazo. Como no puede ser de otra forma, las reglas aplican de igual manera a hombres y mujeres

Estas reglas se pueden resumir en cinco:

  1. Conócete a ti mismo
  2. Entiende lo que necesita el mercado
  3. Invierte en tu formación
  4. Actúa como un Vikingo
  5. Disfruta del viaje.
En pocas palabras, debes conocer tus gustos y fortalezas, tener un buen mapa del mundo laboral en la cabeza que refleje la realidad empresarial, invertir constantemente en tu formación ser valiente para explorar cualquier oportunidad que surja en tu camino. 

En las próximas entradas desarrollaré cada una de estas ideas. Si tienes cualquier duda o quieres hacer alguna pregunta, puedes dejar tus comentarios a continuación.

viernes, 15 de diciembre de 2017

Un libro para esta Navidad: "Cómo liderar personas con la retribución"

La gestión de Personas y de su Retribución ha evolucionado enormemente en los últimos años en línea con las nuevas tendencias empresariales marcadas por la Digitalización y la Globalización.

El libro expone de una forma didáctica las nuevas tendencias retributivas, abordando los criterios, políticas y principales programas de retribución. Los distintos capítulos ayudan a enfocar temas entre los que podemos destacar los siguientes:
  • Concebir una estrategia salarial global que fomente la movilidad de los trabajadores en un marco común y coherente. Es decir, cómo se gestiona la convivencia de trabajadores locales, expatriados y "localizados".
  • Entender el concepto de "Ecualización fiscal" a la hora de establecer las condiciones de un traslado internacional.
  • Gestionar la evolución retributiva de los profesionales desde el momento de la contratación, motivando el talento a la vez que se establecen unas expectativas realistas.
  • Diseñar y comunicar planes de incentivos a corto y largo plazo que se ajusten a la estrategia del negocio.
  • Entender las distintas metodologías de cálculo de la brecha salarial de género.
El texto incluye casos prácticos y está dirigido a emprendedores y gestores que quieran reflexionar sobre esta compleja materia de una forma práctica y amena.

Ha sido un placer trabajar en este proyecto con Guido Stein, a quien conocí como profesor en el IESE. Por último, aprovecho para agradecer a la editorial Pearson la publicacion del libro, que ya está disponible en el siguiente enlace Cómo liderar personas con la retribución

Si tienes alguna duda o querrías hacer alguna consulta relacionada con el libro, puedes dejar tu comentario más abajo o escribirme directamente a haciendomeelsueco@gmail.com.